¿Qué problemas implica montar en elefante?

El uso de los elefantes para paseos con turistas implica graves y numerosos problemas para los elefantes.

El primero es que, como les cuesta mucho reproducirse en cautividad, la mayoría de los ejemplares utilizados en este sector son capturados del estado salvaje. Estas capturas, sobre todo en el caso de los elefantes asiáticos, están poniendo en grave peligro su conservación como especie.

El segundo problema es que los animales empleados en esta industria son 'domesticados' mediante un método de entrenamiento extremadamente violento denominado -por lo menos en Asia- Pajaan y que, literalmente, significa "romper el alma". Pero incluso tras esta  supuesta domesticación, es necesario utilizar ganchos metálicos y métodos que implican violencia  para dominarlos. A menudo se aprecian heridas en la cabeza, orejas y zona de los ojos.

Al contrario de lo que podría parecer, los elefantes no están diseñados para soportar grandes pesos sobre sus lomos. De hecho, cualquier carga de más de 150 kg supone una presión inmensa para sus columnas. Además, sus pies son delicados y tienen que soportar un peso enorme que deriva en problemas de salud. También les obligan a caminar encima de suelos duros y a pasar largas horas encadenados.


Por todo ello, los animales acaban sufriendo problemas en la columna y artritis, una patología tan grave para ellos que en numerosas ocasiones resulta mortal.